Nuestros móviles son capaces de realizar cada vez más funciones. Antes eran solamente instrumentos para comunicarse mediante voz, pero rápidamente su potencial fue creciendo y hoy en día son una cámara de fotos, una agenda, un ordenador, o incluso, la propia llave del coche o de la casa. Lo ultimo de moda, algo llamado NFC 😉

Ahora mismo, lo que se lleva, es que el móvil empieza a ser el sustituto de las tradicionales tarjetas de crédito para realizar pagos. Esta tecnología se llama NFC (Near Field Communication). No es necesario que el móvil y el TPV de las tiendas se toquen, aunque si deben estar muy cerca. Esta opción de pago no tiene coste adicional con respecto al pago en efectivo o con la propia tarjeta de crédito. Pero aquí viene la cuestión, ¿qué es más seguro, pagar con el móvil y esta tecnología, o hacerlo con la propia tarjeta bancaria?

Si perdemos nuestro teléfono móvil, igual que si perdemos la tarjeta bancaria, solamente con comunicarlo al banco se cancelará el sistema y nadie podrá hacer uso del móvil, ni de la tarjeta. En este punto la seguridad es exactamente la misma. Aún así, los smartphone más nuevos y modernos cuentan con un sistema de huella dactilar, que podemos usar tanto para desbloquear el teléfono, como para hacer pagos de más de 20 euros. Por este motivo, la seguridad del móvil frente a la tradicional tarjeta se gana un punto en cuanto a seguridad, ya que el riesgo es menor. Se pueden configurar las preferencias de pago para que siempre nos pida un numero de seguridad antes de confirmar cada compra, teniendo en cuenta que por defecto la cifra a partir de la cual se solicita la clave son 20 euros.

Los bancos y cajas disponen adicionalmente de sistemas de seguridad que conocen el comportamiento habitual del cliente y detectarían operaciones irregulares, como compras indiscriminadas por valor de menos de 20 euros, avisando al usuario y bloqueando temporalmente la tarjeta. Esto en el móvil es difícil que pase, porque tiene un código para acceder a la aplicación, y sin ese código no se puede pagar ni un solo céntimo.

Si estudiamos los peligros que tiene utilizar NFC para pagar a través del móvil, son vulnerabilidades igual que nos puede pasar con cualquier otro intercambio de datos. Por ejemplo:

  • Puede que algunas de las aplicaciones de pago sean vulnerables. Para evitarlo, debemos utilizar canales seguros para realizar los pagos, además de asegurarnos de que tenemos las aplicaciones actualizadas a las últimas versiones.
  • Para evitar que si nos roban el móvil puedan utilizar nuestros sistemas de pago, lo mejor es proteger nuestro dispositivo de forma correcta utilizando, por ejemplo, un código PIN seguro o la huella para desbloquear el dispositivo, así como habilitar las opciones que pidan autenticación (biométrica, si es posible) siempre antes de realizar ningún pago.
  • Nunca deberíamos llevar el NFC siempre activadoen nuestro dispositivo, lo que puede permitir a un pirata informático interceptar nuestro chip y comunicarse con él haciéndose pasar por un sistema de pago para conseguir nuestra información. Es difícil, además más aún si llevas contraseñan o PN para pagar, pero no imposible. Mejor prevenir.

La mayoría de estos problemas de seguridad pueden solucionarse fácilmente simplemente llevando el NFC de nuestro dispositivo siempre desconectado y activándose solo cuando realmente lo necesitemos, y así poder utilizar esta magnífica tecnología que nos permite llevar el pago en el smartphone sin perder nuestra seguridad.

A la pregunta que habíamos lanzado anteriormente de ¿qué es más seguro, pagar con el móvil y esta tecnología, o hacerlo con la propia tarjeta bancaria?, desde mi punto de vista, y después de estudiar las posibilidades, es más seguro el pago con el móvil, porque va autenticado con muchas más medidas de seguridad que la tarjeta, y las vulnerabilidades de la tarjeta y del móvil son las mismas, así que definitivamente, gana en seguridad el móvil.


Entidades disponibles

A la hora es escribir el post, las tres principales plataformas de pago compatibles con una gran cantidad de entidades financieras y grandes marcas, y esto evoluciona según los acuerdos a los que vayan llegando. Algunas de las plataformas son las siguientes:

  • Apple Pay es compatible con Banco Santander, Open Bank, CaixaBank, imaginBank, Servicios Financieros Carrefour, Tarjetas American Express y N26.
  • Samsung Pay es compatible con OpenBank, Banco Santander, CaixaBank, Abanca, Banco Sabadell, El Corte Inglés e imaginBank.
  • Android o Goggle Pay es compatible con BBVA, tarjetas American Express, OpenBank, Ticket Restaurant y N26.
  • Propietarias, como Ruralvía Pay, que, aunque es bastante lenta, funciona a las mil maravillas, y tiene Bizum integrado.

El proceso para registrar las tarjetas en estas plataformas es sencillo y en pocos minutos podemos estar disfrutando de una forma nueva de pagar que, solo en el caso de Apple Pay, ya es utilizada por más de 127 millones de personas.


Pago entre usuarios

Existen alternativas para realzar pagos entre usuarios, por ejemplo, compras de segunda mano o cuando tenemos que pagar una parte de una compra a un amigo o familiar. Hay dos plataformas que lideran este tipo de pagos: Bizum y Twyp. La primera está disponible en la mayoría de las entidades bancarias, mientras la segunda es de ING únicamente. Ambas tienen un funcionamiento sencillo y rápido, y consiguen hacer llegar el dinero instantáneamente a otras personas, utilizando únicamente su número de teléfono móvil.



Te pido que compartas y me ayudes a difundir...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email