El término Smart Grid se utiliza para referirse a las redes de distribución eléctricas “inteligentes”, esto es, conectadas mediante las telecomunicaciones para poder gestionarse y controlarse. La red inteligente se llama así porque son redes eléctricas donde la electricidad no solo va hacia un sentido, sino que es bidireccional y distribuida. Ahora, las viviendas, empresas y corporaciones son, no solo consumidoras eléctricas, sino que pueden en un momento dado convertirse también en pequeños productores de electricidad.

Las Smart Grids son básicamente redes de distribución elétrica combinadas con modernas tecnologías de información, esto es, ingeniería telemática, que proporcionan datos tanto a las empresas distribuidoras de electricidad como a los consumidores, lo que es ventajoso para todas partes. Por lo tanto, la Smart Grid es más compleja en su funcionamiento que la red eléctrica actual.

La generación distribuida o descentralizada es una parte fundamental en una Smart Grid, y consiste en la generación de energía eléctrica mediante muchas pequeñas fuentes de generación, instaladas cerca del consumo. La generación distribuida es una cooperación entre la micro generación y la generación de las centrales convencionales.

Esta distribución desentralizada hace que la generación sea más equilibrada, y para ello se necesitan las telecomunicaciones o esto seria impensable.


Explicamos un poco como funciona la Smart Grid, en los siguientes tres puntos:

  1. La telemática para gestionar la electricidad, ventajas y problemas
  2. Centro de operaciones telemáticas y eléctricas
  3. Ventajas de Smart Grid

La telemática para gestionar la electricidad, ventajas y problemas

Para dotar de inteligencia a las redes eléctricas, se añaden contadores de lecturas telemáticas que permiten conocer consumos en tiempo real, tanto para la compañía como al usuario final. Además, con estos datos se pueden conocer hábitos de consumo y mejorar la eficiencia de la red, así como contribuir al ahorro energétio.

Gracias a estas lecturas, el consumidor puede saber cuánta energía está consumiendo en tiempo real, y puede decidir si desconectarse de la red o no (según el precio de la electricidad en ese momento) para autoconsumir energía, en el caso de que posea generación propia.

Hay que destacar que: ‘Los contadores inteligentes son poco seguros por diseño’, ‘no tienen una CPU -unidad central de proceso de un ordenador- con suficiente potencia ni memoria para utilizar claves de cifrado fuertes’. Estas características implican que la parte del código que controla las comunicaciones está normalmente reducido y optimizado.

Aunque esto ya resulta alarmante, la entrada física de un ladrón en un edificio se puede ver facilitada. Por una parte, dado que entre los datos del contador figura el consumo, se puede deducir cuándo el edificio o vivienda están vacíos. Por otra, desde el contador inteligente se podría -si no hay cortafuegos o contraseñas robustas- tener ‘acceso a todos los dispositivos inteligentes del edificio conectados a él, desde el aire acondicionado hasta un sistema de cierre de puertas automático’. Si entre los dispositivos inteligentes está la cerradura de la puerta, ya no será necesario forzarla -físicamente- para entrar.

Además, ‘los contadores están situados en un punto crítico de la red eléctrica, debido a la gran cantidad de voltaje que reciben y distribuyen. Una línea de código incorrecta podría causar serios daños, un atacante que consiguiera controlar el software que rige el aparato, podría hacer que este explosione y provoque un incendio’.


Centro de operaciones telemáticas y eléctricas

Las Smart Grids disponen de elementos de información y control en los centros de operaciones, lo que hace posible conocer la situación de la red e incluso actuar de manera remota sobre interruptores y otros elementos, contribuyendo a identificar y solucionar con mayor rapidez los problemas técnicos que se produzcan.

El Centro de Operaciones es el centro encargado de recibir y gestionar todo los datos que llegan a través de la Smart Grid a tiempo real. En cada Smart Grid habrá como mínimo un Centro de Operaciones, donde llegarán todos los datos de consumo, generación y estado de la red eléctrica.

Gracias a las nuevas tecnologías, el Centro de Operaciones podrá advertir cualquier incidencia en la red en el mismo momento en que se produce, ya que algunos elementos de la red inteligente también enviarán datos a tiempo real sobre su estado. Desde el puesto de control se podrán gestionar las incidencias o incluso solventarlas, gracias a la implementación de sistemas autónomos a lo largo de la red.

Además, gracias a los datos cedidos por los contadores inteligentes, se podrán crear patrones de consumo más ajustados a las necesidades de la ciudad y de sus usuarios, y así realizar estudios de gestión energética más concretos, consiguiendo ajustar al máximo la generación con el consumo.


Ventajas de Smart Grid

  • Aumentan el nivel de fiabilidad y calidad en el suministro de energía eléctrica. Cuando hay una avería, las tecnologías de la red inteligente pueden detectar y aislar el problema, y contribuir a que la recuperación de la electricidad sea rápida y se desarrolle estratégicamente.
  • Facilitan a los clientes instrumentos que les permiten optimizar su propio consumo eléctrico y mejorar el funcionamiento del sistema global (gestión activa de la demanda). Las redes inteligentes dan al usuario la información y las herramientas necesarias para tomar decisiones sobre el uso de la energía. El cliente podrá ver cuánta electricidad consume, cuándo la utiliza y cuánto le cuesta a tiempo real, y ahorrar dinero gestionando su propia energía y eligiendo el mejor momento para consumir electricidad.
  • Contribuyen a mantener la sostenibilidad ambiental, integrando la generación distribuida de fuentes renovables, y desplegando la infraestructura de recarga para la movilidad eléctrica, y así contribuyendo a la reducción de las emisiones de CO 2.
  • Facilitan el almacenamiento de la electricidad.
  • Mejoran la eficacia en la distribución de los flujos de energía y la flexibilidad en la gestión de los picos de demanda, con la consiguiente disminución de las necesidades de nuevas instalaciones de generación.

Después de este post, unimos la energía eléctrica y las telecomunicaciones, una unión que ya nunca se podrá separar: Smart Grid, Smart Cities, Smart Sensors, eMobility…



Fuentes:



Te pido que compartas y me ayudes a difundir...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email